¿Cuánto tarda en llegar un burofax?

Cuanto tarda en llegar un burofaxCuanto tarda en llegar un burofax

El mundo de las comunicaciones está totalmente revolucionado y lo que ahora hacemos, habría parecido imposible hace no más de veinte años. Si seguimos moviéndonos en el tiempo, observaremos que antes, la única forma de comunicarse era por carta y todo aquello que requiriese cierta urgencia significaba que había que acudir en persona, algo que hoy evitamos con la opción telemática de casi todos nuestros trámites. Sigue leyendo para conocer más a fondo la opción del burofax y descubrir cuánto tiempo tarda en llegar.

Tiempo de entrega de un burofax

Si necesitas enviar o recibir un burofax, tranquilo, te diremos que el plazo medio de entrega es de un día. Lo cierto es que depende de la empresa encargada, pero no suele llegar a tardar más de 24 horas, incluso podemos afirmar que en la mayoría de los casos llega incluso el mismo día que es enviado transcurridas unas horas.

Si por ejemplo has enviado un burofax a primera hora de la mañana, ten por seguro que llegará ese mismo día transcurridas unas horas, pues normalmente se realizan dos tandas de entregas, una al final de la mañana y otra por la tarde.

Para todos aquellos que no sepan de qué hablamos, tenemos que aclarar que un burofax es una servicio de entrega que se encarga del envío de documentos urgentes de una forma segura y que requieren de una entrega fehaciente. Además, se entrega bajo firma del destinatario, de manera que sirve de prueba frente a terceros.

Hoy en día hay dos opciones:

  • Enviar un burofax online. De esta forma no tendrás ni que salir de casa y podrás hacerlo por un precio que no alcanza los 10 euros.
  • Enviar un burofax mediante el sistema tradicional. Por un precio bastante similar puedes hacerlo mediante este sistema, aunque tendrás que perder tu valioso tiempo esperando en la oficina de correos o bien en la empresa encargada del envío.

Es muy probable que te estés preguntando cuál es la diferencia entre el burofax y una carta certificada o un fax. Pues bien, para empezar podemos diferenciarlo del fax debido a su falta de confirmación de entrega, se trata de un dispositivo electrónico bastante anticuado que no confirma de ningún modo si el documento ha sido entregado correctamente o no. Por otro lado, algo parecido ocurre con la carta certificada, pues aunque consta haber sido entregada a su destinatario, éste siempre podrá alegar que en su interior solo había papel en blanco. Podemos concluir entonces que el burofax se sirve de la empresa mediadora como testigo de haberse producido la entrega del documento totalmente correcto.

Los comentarios están cerrados.