¿Cuánto dura el enamoramiento?

Cuanto dura el enamoramiento

Si has vivido una relación sentimental sabrás mejor que nadie lo bonito e intenso que es el comienzo. Todo parece ir sobre ruedas y la relación se hace cada vez más y más sólida, sin embargo, muchas parejas terminan rompiendo y en la mayoría de los casos esto ocurre porque el enamoramiento se termina. Si quieres saber exactamente por qué ocurre esto y cuánto dura aproximadamente la fase de enamoramiento, no te pierdas la explicación del siguiente apartado.

La duración del enamoramiento

Tal y como mencionábamos antes, el comienzo de una relación está caracterizado por una fuerte intensidad, la atracción física hacia la otra persona es prácticamente palpable y parece que faltan horas para estar juntos. Lo cierto es que esta fase es la que se conoce como la de enamoramiento, en ella las parejas se adoran y se van formalizando poco a poco. Sin embargo, llega un momento en el que la relación deja de ser tan «mágica´´, se acaba esa fase de enamoramiento.

Aunque la respuesta depende totalmente de la pareja, lo cierto es que puede durar entre seis meses, ocho meses o incluso un año. Esto no significa que con el fin de esta fase se acabe la relación, pues se trata de un cambio en cuanto al tipo de unión. La relación deja de ser tan intensa para pasar a ser más profunda.

Según los profesionales, se trata de un cambio necesario y además beneficioso. El amor se manifiesta de muchas formas y debe fluir, pues no resultaría nada conveniente que una pareja se estancase siempre en esa fogosidad inicial sin que llegue a profundizar.

Muchas parejas se rompen cuando termina esta fase, pues creen que algo ocurre cuando la otra persona ya no es como al principio. La realidad es que se trata de un paso hacia adelante, pues este cambio es totalmente positivo y esa persona debería haber progresado también.

Además, se han detectado algunas características de la fase de enamoramiento que pueden afectar a la relación pasado un tiempo. Durante el comienzo, realmente ocurre lo que conocemos como «amor ciego´´, pues es en esta fase cuando resulta imposible ver los defectos de la otra persona. Solo cuando la relación ya ha avanzado se obtiene un punto de vista más real.

Irse a vivir juntos, tener hijos o incluso contraer matrimonio cuando se está todavía en la fase de enamoramiento puede ser un grave error. Si una vez pasada esta fase se descubren rasgos de la persona que no conocía o que había pasado por alto, puede que el sufrimiento sea mayor.

Para evitar estos disgustos, o al menos suavizarlos, te recomendamos ser prudente en tus relaciones y disfrutar de él en todas sus fases, pues es la única forma de enriquecer la relación y hacerla resistente al tiempo.

Los comentarios están cerrados.